Un rostro sonriente y colorista en el centro de una especie de ola dará la bienvenida a los conductores que transiten por el túnel de Gregorio Espino. La segunda fase de humanización de esta calle incluye como aspecto más singular la creación de esas llamativas figuras con la composición de azulejos de pequeño tamaño. Con estos “elementos escultóricos” se taparán los muros de separación que delimitan en superficie el encaje del pasillo subterráneo al tiempo que la zona gana atractivo con una intervención artística distintiva y orientadora para los peatones.

VER NOTICIA COMPLETA

(Visitado 71 veces, 1 visitas hoy)